LAS 7 FUNCIONES DE UNA GERENCIA CON RESULTADOS

EL FUTURO PERTENECE AQUELLOS QUE CREEN EN LA BELLEZA DE SUS SUEÑOS

En toda empresa, los gerentes tienen siete funciones clave. Todas ellas se aprenden por prueba y error, y mediante la práctica continua. Pero todas pueden aprenderse y, para lograr tu máximo potencial como líder, debes aprenderlas. Una de las cualidades de gestión más importantes es la flexibilidad. Cuantas más herramientas y habilidades mentales diferentes tengas para obtener el máximo y lo mejor de las personas a tu cargo, más flexible —y, por ende, más eficiente— serás como gerente.

1. Planificación. La planificación es el proceso de determinar exactamente qué debe hacerse. La causa de todos los fracasos es actuar sin planificación. En cambio, las acciones precedidas por una planificación meticulosa suelen ser la razón detrás de todo éxito.

«El primer diez por ciento del tiempo que dedicas a la planificación suele traducirse en el noventa por ciento del éxito que se logra al poner el plan en marcha».

Como ahorras diez minutos de ejecución por cada minuto que le dedicas a la planificación, si piensas muy bien cada detalle crítico antes de comenzar.

2. Organización. La organización es el proceso de ensamblar las personas y los recursos necesarios para cumplir el plan y alcanzar las metas.
En su forma más simple, la organización requiere hacer una lista de todo lo necesario para llevar a cabo el plan de acuerdo con la planificación y el presupuesto. Estos componentes incluyen dinero, personas, oficinas, equipos y tecnología. Para asegurarte de no olvidar nada fundamental, la lista debe estar terminada antes de emprender ninguna acción.

3. Personal. Debes atraer y conservar a las personas que necesitas para llevar a cabo el plan y lograr los resultados deseados. Tu capacidad para contratar y conservar a las personas adecuadas se traducirá en hasta el noventa y cinco por ciento del éxito total que alcances. Del mismo modo, la mayoría de las frustraciones y fracasos serán el resultado de tener a las personas incorrectas en puestos clave.

4. Delegar. Delegar es la habilidad de asignar la tarea correcta a la persona indicada, de la manera adecuada. Siempre existen dos alternativas: puedes ser tú quien haga el trabajo, o puedes asignárselo a otra persona. La buena delegación tiene lugar cuando te aseguras de que otra persona haga el trabajo con un nivel de calidad aceptable. Tu capacidad para delegar de manera eficaz es fundamental para optimizar tus propios recursos y multiplicar el valor que tienes para la empresa.
Tu trabajo consiste en desarrollar a las personas que tienes a cargo. La delegación es el medio que puedes utilizar para sacar lo mejor de las personas que ya trabajan contigo.
El primer paso consiste en pensar la tarea de principio a fin. Decide exactamente qué debe hacerse. ¿Cuál es el resultado que esperas? El segundo paso es establecer estándares de desempeño. ¿Qué medida usarás para determinar si la tarea se realizó correctamente? El tercer paso estriba en determinar un cronograma y establecer una fecha límite para la finalización de la tarea.

5. Supervisión. La supervisión es el proceso de asegurarse de que el trabajo esté bien hecho, a tiempo y de acuerdo con el presupuesto. Delegar no significa abdicar; sigues siendo el responsable de los resultados. Cuanto más importante es la tarea, más importante es que te mantengas al tanto de ella.

6. Medición. La medición requiere que se establezcan indicadores —unidades de medida y cifras— para cada parte de la tarea, así como estándares de desempeño para cada trabajo.
Es necesario establecer las cifras que debes alcanzar en todas las áreas clave. Estas se convierten en tus objetivos y te indican cuán bien te desempeñas. Sobre todo, debes elegir un número que sea un mayor indicador de éxito que todos los demás y centrarte en él todos los días. Cuando las personas tienen un número particular en claro y se enfocan en él, su desempeño en el área medida de acuerdo con ese número mejora. Todas las recompensas, los reconocimientos, ascensos y bonos de la empresa deben estar vinculados al desempeño, a la consecución de las cifras y los valores establecidos.

7. Información. Debes mantener informadas a las personas clave dentro y fuera del negocio en todo momento. El noventa y cinco por ciento de los problemas en una empresa pueden relacionarse a la falta de comunicación o a una comunicación insuficiente, a que el personal no recibió información sobre determinados acontecimientos u otros datos fundamentales para su capacidad de hacer su trabajo correctamente.
¿Sabes quiénes son las personas que necesitan conocer tus resultados? ¿Quién necesita saber qué estás haciendo para poder hacer su trabajo de la manera adecuada? ¿Quiénes se molestarán si haces o no haces algo sin que ellos se enteren? Cuando dudes, siempre es mejor dar más información que menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualización
Sistema Aspel
+
1hr. de soporte gratis

¡ Quiero esta promoción !

Actualización
Sistema Aspel
+
1hr. de soporte gratis

¡ Quiero esta promoción !